lunes, 27 de febrero de 2012

CELAC y su Significado para los países Latinoamericanos y del Caribe

Significado de CELAC para los Países 
Latinoamericanos Y del Caribe

      La Comunidad de Estados Latinoamericanos y CaribeñosCELAC, es una naciente y creciente  organización  creada el 23 de febrero de 2010 que tuvo su primera cumbre en la ciudad de caracas, Venezuela los días   2 y 3 de diciembre del pasado año, en donde quedo establecida  de forma definitiva, dicha organización promueve la integración de países latinoamericanos y del Caribe con el objetivo principal  hacerle frente a la crisis económica.
     Es un mecanismo de integración y concertación política regional, que busca asumir el acervo del Grupo de Río y de la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CELAC). Su objetivo es fomentar la integración regional, así como impulsar la agenda latinoamericana y caribeña en foros globales y fortalecer la cooperación.
    Al hablar de CELAC  cabe destacar que está organización está conformada por 33 países entre los cuales destacan principalmente la participación de Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, chile y Venezuela. Como  principales contribuyentes y  por ser los países con mayor población entre los integrantes del grupo, así mismo cabe destacar la inclusión de cuba y la ausencia de los EE.UU debido a que los países que conforman esta comunidad buscan dejar atrás la vieja y desgastadas políticas de La OEA. Organismo que fue fundado por iniciativa de los Estados Unidos hace más de 50 años y que a pesar de estar integrado hoy en día por 35 países sigue adoctrinado y manipulado en función de los designios del gobierno norteamericano.
     Como menciono el presidente  de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez en una rueda de prensa el día 1 de diciembre de 2012 en  donde menciono “la OEA es lo viejo, es un espacio que fue manipulado, dominado por Estados Unidos”. Así  mismo cabe destacar que indico que “sería aventurado ponerse a delinear con detalle lo que va a significar la CELAC”  pero que  será como “un arma para la integración económica, política y sobre todo social” y que  “a medida que pasen los años, va a dejar atrás a la vieja y desgastada OEA”.
     Por su parte el presidente ecuatoriano  ve  CELAC como un "paso adelante para la integración y lograr mayor autonomía"  donde  “los países de América Latina no tengan que irse a discutir a Washington"  para tomar sus propias decisiones.

     En este mismo orden de ideas,  Rodrigo Cabezas, presidente del Parlamento Latinoamericano, señaló que "en este momento la Celac significa la diversidad en la unidad, porque busca la integración de América Latina para defenderse de la globalización". Además de eso menciono "esta cumbre es un dato histórico trascendente (.) América Latina es vista como el continente de la esperanza".

     Por su parte  E. Rodríguez Hernández de Cubadebate menciono que CELAC "es la nueva esperanza para la paz, el desarrollo socio-económico y la integración solidaria entre los pueblos de América Latina y el Caribe. Y, para el bien de la humanidad toda, que sus motivaciones irradien con esa misma fuerza en otras latitudes".

     Ahora bien teniendo en cuenta estas intervenciones de alto nivel  y relevancia sobre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños CELAC. y las consultas realizadas en la web. Podría decir que  la celac representa un alto nivel de unidad  de los países que la integran  en pro de alcanzar nuevos acuerdos que se  fundamenten de forma primordial basándose en los intereses propios de los pueblos  latinoamericanos  y  del Caribe.

     Significando esto un desprendimiento de la organización de estados americanos. OEA o lo que entras palabras se podría decir del dominio de de los Estados Unidos. Para darle paso a una renovadora organización de países hermanos en busca de alcanzar más y mejores acuerdos internacionales que beneficien sus naciones y les encaminen al desarrollo y superación de los pueblos que la integran. Sin tener que pasar por políticas aprobatorias dirigidas por norte América.

     Así  mismo se enmarca como el inicio de un ciclo  histórico sin precedente alguno el excluir a los EEUU. De este nuevo Foro político que desplazara la OEA. Creando un frente de acción ante la creciente crisis mundial que afecta a muchos países y a un mundo globalizado valga la redundancia por los Estados Unidos.

     Su importancia radica en que se trata de una apuesta por la unidad entre sociedades hermanadas bajo una historia de luchas independentistas, la pertenencia a un continente inmensamente rico en diversidad cultural, acervo político, recursos naturales e integrada por una población mayoritariamente joven. Igualmente, es importante en términos de los grandes desafíos porque reunirá a países con profundas heterogeneidades de carácter estructural (rezago tecnológico, dependencia financiera, aparatos productivos dependientes del Estado o capital trasnacional, brecha digital, pobreza, desigualdades sociales y desigualdades en oportunidades para la ciudadanía), así como también sociedades diferentes entre sí por sus asimetrías económicas y déficits democráticos en cuanto a inclusión social y política.
  
     También es importante debido a que en su seno convergerán mecanismos de integración disímiles en antigüedad, experiencia y en algunos casos antagónicos. Por un lado, se encuentran las experiencias de integración que se remontan a los años del primer regionalismo desarrollista impulsado por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), a saber: la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI, que en los años sesenta fue la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio), la Comunidad Andina (CAN, anteriormente Grupo Andino), el Sistema de Integración Centroamericano (SICA, originado a partir de la Organización de los Estados Centroamericanos y el Mercado Común Centroamericano) y la Comunidad del Caribe (CARICOM, fundado en 1973).  

          Los representantes de los países que integran la CELAC tienen delante de sí un gran desafío frente a sus pueblos, y uno de ellos es crear las condiciones reales que permitan materializar en proyectos y acciones concretas cada uno de los compromisos suscritos en las Declaraciones de Salvador de Bahía (2008) y Cancún (2010), así como en el Plan de Acción de Montego Bay (2010-2011) y el Programa de Trabajo de Caracas (2010). Entre los desafíos a mediano plazo se mencionan los siguientes:  
  1. Crear un diseño político-institucional flexible que sin generar una burocracia excesiva permita garantizar la materialización de los compromisos adquiridos hasta el momento.
  2. Promover un liderazgo compartido entre los representantes de los países miembros a fin de evitar el personalismo político y la vulnerabilidad institucional frente a las amenazas internas, los cambios gubernamentales  y la injerencia externa que como siempre estará al acecho.
  3. Generar un marco legal vinculante para todos los países con el propósito de ofrecer a la CELAC bases institucionales perdurables.
  4. Definir mecanismos e instancias de participación para las organizaciones sociales y movimientos populares de América Latina y el Caribe. En esta dimensión social es necesario considerar las fortalezas y debilidades del ALBA, MERCOSUR, UNASUR, CARICOM y la CAN.
  5. Estructurar un plan de trabajo de conocimiento público que permita realizar un seguimiento (contraloría social) a los avances, logros y reveses bajo la modalidad de un observatorio sobre la CELAC.
  6. Afianzar el compromiso político con los más pobres del continente para lo cual la dimensión social debe adquirir una supremacía frente a la dimensión económica, comercial y financiera. En este sentido, formular y ejecutar proyectos sociales que aborden las necesidades en materia de salud, educación, vivienda, alimentación, transporte, infraestructura, flujos migratorios (intra y extra regional), perspectiva de género, empleo productivo y alfabetización tecnológica para la inclusión en la sociedad del conocimiento.
     La lucha por la reducción de la pobreza deberá continuar presente en la agenda de cada país y, especialmente, en los mecanismos de integración y en la naciente CELAC. El 29 de noviembre de 2011, la CEPAL dio a conocer la nueva edición de su libro Panorama Social de América Latina 2011. En este nuevo trabajo se indica: “Entre 1990 y 2010 la tasa de pobreza en América Latina se redujo 17 puntos porcentuales (de 48,4 % a 31,4 % de la población), mientras que la de indigencia bajó 10,3 puntos (de 22,6 % a 12,3 % de la población), por lo que ambos indicadores se sitúan en su nivel más bajo de los últimos 20 años… se estima que este año la tasa de pobreza caerá a 30,4 % de la población, mientras que la de indigencia subiría levemente a 12,8 %, debido a que el alza en los precios de los alimentos contrarrestaría el incremento previsto en los ingresos de los hogares. Esto significa que la región cerrará este año con 174 millones de habitantes en situación de pobreza, 73 millones de ellos en condiciones de pobreza extrema o indigencia. En 2010 se contabilizaron 177 millones de personas pobres, de los cuales 70 millones eran indigentes” Fuente: (Portal Web CEPAL, 29/11/2011).
 
  1. Apostar por un modelo de desarrollo sostenible basado en el respeto a la naturaleza y las distintas especies que comparten su vida en la tierra junto a una amplia diversidad cultural de pueblos. Es por ello que el tratamiento del cambio climático debe convertirse en una prioridad.
  2. Promover una cultura de la paz que sin abandono de la seguridad y la defensa permita la coexistencia pacífica, solidaria, complementaria, respetuosa y la concertación política entre las naciones.
  3. Fortalecer la democracia, sus instituciones y generar procesos e instancias públicas para la participación ciudadana en los procesos de decisión y actuación.
  4. Propiciar el intercambio cultural, científico-técnico y académico para democratizar y afianzar saberes, estrechar vínculos interinstitucionales  y generar comunidades de aprendizaje sobre temas-problemas de interés compartido.
     Si bien los diez puntos anteriores no agotan el espectro de desafíos que acompañan el nacimiento de la CELAC, éstos también constituyen ideas-fuerzas que tienen alguna o mayor presencia en los mecanismos de integración subregional existentes, por lo tanto la inclusión de dichas temáticas en la agenda próxima es cuestión principal de voluntad política. Probablemente el mayor desafío es dar continuidad a una iniciativa distinta a la OEA sin la participación directa de Estados Unidos y Canadá. Junto a este desafío se encuentra como prioridad la definición consensuada de posibles salidas a la crisis actual del sistema financiero y de desarrollo capitalista a favor de las poblaciones históricamente excluidas de las riquezas socialmente producidas.


 La necesidad de coordinar un proyecto de integración latinoamericano y caribeño es prioritario. Más allá de las diferencias ideológicas y políticas, el sentimiento de pertenecer a un continente es el punto de partida, sobre todo cuando dicho proceso ha sido abortado en repetidas ocasiones por intereses ajenos a la región. Parafraseando a Ernest Renan en su clásico ensayo ¿Qué es una nación?, podemos decir que no basta ni la raza, ni la afinidad religiosa, ni los intereses, ni la geografía, ni las necesidades militares para articular un espíritu de unidad. El alma de una nación es la suma de pasado y presente, articulado bajo un legado histórico, una memoria colectiva y el deseo, la voluntad política, de mantener dicho legado como parte de una convivencia común.
fuente:  Marcos Roitman Rosenmann
Tomado de La Jornada, de México


      A modo personal podemos resaltar que la decisión de nuestros países latinoamercanos y del caribe de llevar a cabo esta unión es un duro Golpe a aquellos países imperialistas que nunca han creído en la independencia de nuestros pueblos y sólo esperaban mantenernos a su merced durante toda nuestra existencia pero los tiempos han cambiado y en los pueblos latinoamericanos y caribeños se ha despertado la conciencia y las personas cada vez más se instruyen en temas políticos, culturales, económicos, sociales etc. capaces de reconocer que está bien o que no cuando de movimientos internacionales y de cumbres y reuniones se trata, es hora de hacer de latino américa y del caribe una gran potencia capaz de resolver nuestras propias necesidades y es hora que el resto del mundo se den cuenta que hay naciones dispuestas a desarrollarse y vivir la verdadera independencia. (Tique,Mercado,Rodríguez)




            Y para finalizar como dijo nuestro presidente “El camino Hacia La Liberación”

Realizado Por:
Fernando Tique
Rey Mercado
Amin Rodríguez


No hay comentarios:

Publicar un comentario